¿Es tu Gato agresivo? Causas y remedios

Hola! Anabel de Gatuitos al habla.

Normalmente dócil y tranquilo, el gato a veces experimenta conductas  agresivas que a primera vista pueden parecer irracionales pero que siempre tienen un motivo desencadenante. Descubra por qué su gato puede volverse agresivo de repente y cómo puede intervenir si esto sucede.

Cariñoso de una manera única, el gato es un animal dócil y de carácter pacífico. Sin embargo, incluso el gato más seráfico a veces puede tener momentos de agresión repentina e injustificada.

La agresión es un mecanismo de comportamiento normal, sin embargo, debe mantenerse bajo control para evitar que un gato agresivo se vuelva peligroso para sí mismo y para los demás.

Comportamiento agresivo del gato: como se manifiesta

Soplos, arañazos y mordiscos son las formas en las que el gato desata su agresión. Puedes predecirlos buscando una serie de señales reconocibles que preceden a los ataques y que generalmente están orientadas hacia la defensa o el ataque.

En general, el gato tiene una actitud defensiva cuando:

  • tiene la cola torcida
  • mantiene sus orejas bajos
  • tiene una mirada fija con pupilas dilatadas
  • gruñe

En cambio, muestre agresión ofensiva si:

  • levanta su cola
  • tiene sus orejas rectas
  • tiene pupilas estrechas
  • emite un sonido similar a un aullido

Gatos agresivos: posibles causas

Aprender a reconocer los primeros signos puede ayudarte a evitar un ataque, pero también es importante comprender las razones por las que se desarrolla este comportamiento, para que puedas tomar medidas para cambiar o minimizar las circunstancias que hacen que tu gato sea agresivo. A continuación, se muestran algunos escenarios muy comunes.

Gatos de juego agresivos 

El juego es la única forma que tiene el gato doméstico para desahogar su instinto depredador: por eso cuando juega asume las mismas posturas que cuando sale a cazar (orejas bajadas, cola en constante movimiento, posición en cuclillas) y sobre todo ataca.

Agresión territorial o defensiva

Por lo general, este tipo de agresión se produce cuando el gato siente amenazado su territorio por la presencia de otros felinos, pero también puede presentarse con perros o personas. Esta es una actitud normal, especialmente en los varones, que adoptan una postura defensiva o amenazante, caracterizada por maullar, silbar y gritar con el objetivo de asustar y ahuyentar al intruso.

Agresión tras un contacto físico prolongado 

Es el tipo de agresión más difícil de predecir, ya que el gato cambia repentinamente de disfrutar de las caricias a repelerlas mediante mordeduras y arañazos. Sin embargo, no se trata de ataques imprevistos: muchas veces el animal empieza a dar señales de que está cansado de abrazar moviendo la cola y las orejas y centrando su atención y movimientos en la mano que lo acaricia. Este cambio de actitud puede deberse a la necesidad del felino de reafirmar su independencia y su posición de dominio o de aliviar el estrés.

Comportamiento agresivo del gato debido a una enfermedad

El dolor y el sufrimiento se encuentran entre las causas de la agresión repentina del gato, aunque este animal tiende a retraerse y permanecer escondido cuando está enfermo.

Gato agresivo por miedo

Cuando el gato se siente en peligro o se asusta por un movimiento o sonido fuerte y repentino (un intercomunicador, la caída de un objeto, el ruido del tráfico) puede reaccionar de dos formas: escondiéndose o volviéndose agresivo.

Agresión redirigida

Cuando el gato se irrita por algo que no puede desahogar, puede responder a otro estímulo concomitante, aunque no amenazante. Por ejemplo, puede suceder que el animal se agite por el paso de un perro por la ventana o por un ruido en el techo y no sepa manejar la molestia porque no puede salir. El gato se desquitará con lo primero que tenga cerca, ropa, cables, muebles, plantas. Este tipo de agresión se conoce como redireccionada, ya que es causada por una acumulación de ira sin liberación.

Qué hacer si un gato es agresivo

Si el gato se vuelve agresivo de repente, lo primero que debe hacer es consultar con el veterinario para averiguar si la mala conducta es causada por sufrimiento o enfermedad. Si no es así, puede hacer lo siguiente:

  • evite tocar al gato agresivo cuando ataca;
  • no regañe al gato (y mucho menos lo golpee), ya que este tipo de reacción puede volverlo aún más agresivo;
  • recompense los comportamientos positivos del gato y ofrézcale pequeñas recompensas de comida si muestra signos de intolerancia a los mimos;
  • si la agresión del gato se deriva de fluctuaciones hormonales, evaluar si castrarlo (si es macho) o esterilizarlo (si es hembra);
  • si ha decidido introducir otro animal en la casa, infórmeselo al gato gradualmente, posiblemente en un ambiente neutral y bajo la supervisión del dueño;
  • en el caso de los gatitos, iniciarlos a socializar desde muy temprano, ya en la tercera semana de vida;
  • proporcionar al gato un rascador, juguetes y un espacio donde pueda estar solo y tranquilo (en las situaciones más estresantes, como una mudanza, una caja de cartón es todo lo que necesita para sentirse seguro);
  • en presencia de otros animales, aumentar proporcionalmente el número de camas, comederos y juegos, para evitar rivalidades y luchas territoriales;
  • vacunar al gato contra la rabia y otras enfermedades.

Si estos consejos no funcionan, es posible que desee acudir al etólogo felino, un experto en comportamiento que puede dar consejos sobre cómo educar a un gato agresivo y ofrecer soluciones para reducir o controlar la agresión incluso en los casos más graves.

Sobra decir que un gato sea agresivo no es motivo para abandonarlo....NUNCA ABANDONES, siempre que puedas adopta y Gracias por difundir el mensaje de Gatuitos ❤️


2 comentarios


  • Gatuitos

    Si te sirve es que funciona en tu caso jeje mientras solo sea enseñarsela ;))


  • Manuela

    Yo a mi gato cuando me agrede marcandome con una mordedura le enseño la zapatilla y desiste. No se si es correcto o no, pero me funciona para que se detenga.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados