Mi gato me huele la nariz, ¿por qué?

Preguntas del estilo ¿por qué mi gato me huele la nariz? o ¿Por qué a los gatos no les gusta el agua? Son muy frecuentes, ya que el comportamiento de este tipo de felinos suele ser bastante particular. Para entender estos motivos, hemos creado el presente artículo, en donde intentaremos conocer las razones por las que esto sucede. Así que, sin más preámbulos, ¡comencemos!

¿Qué sucede con el olfato de los gatos?

Para entender por qué los gatos suelen olfatear nuestras narices, debemos tomar en cuenta su sentido del olfato. Por medio de este, los felinos pueden obtener una gran cantidad de información, tal como conocer los cambios en el entorno donde habitan, así como en los individuos que los rodean.

Cabe destacar, que esto también puede formar parte de su comportamiento afectivo, utilizando los mininos muchas veces el olfato para socializar con quienes les rodean.

Entonces: ¿por qué mi gato me huele la nariz?

Entrando a la pregunta ¿por qué mi gato me huele la nariz? Ya tenemos un poco claro que los felinos suelen hacer esto como una forma de demostrarnos su afecto, así como para socializar.

El hecho de que huelan la nariz de sus dueños en particular, no tiene nada de especial, ya que también pueden elegir otras partes del cuerpo. Básicamente el significado es el mismo, siendo una señal de que nuestro gato nos está saludando de forma amigable, pudiendo significar incluso la presencia de un fuerte vínculo afectivo.

Siendo así, estas conductas normales en los gatos para buscar familiarizarse con nuevos olores y para mantener un acercamiento emocional con sus dueños.

¿Por qué mi gato me huele la nariz, lame y luego muerde?

Hay casos donde nuestra mascota aparte de acercarse a nuestra nariz, la lame y posteriormente la muerde. A pesar de que esto muchas veces pueda interpretarse como algo negativo, muchas ocasiones los gatos dan pequeños mordiscos a sus dueños como una forma de invitarlos a jugar.

Sin embargo, para determinar lo anterior, debe observarse si el mordisco dado por el felino ha sido de forma brusca o amigable. Si es de forma brusca, se trata de una conducta completamente negativa que nuestra mascota no debería repetir.

No obstante, no se debe reprender al gatito por hacerlo, ya que esto puede deberse a una mala socialización del gato, así como a la separación prematura de su madre y hermanos.

Lo mejor que puedes hacer en estos casos, es alejarte del gatito y demostrarle que no estás feliz con su conducta. También puedes emplear juguetes, que hagan de intermediario entre tú y el gato. Así, el felino podrá jugar con dicho juguete sin hacerte daño.

Por último, puedes considerar la idea de buscar ayuda de un profesional familiarizado con la salud y el comportamiento animal. Así, sabrás cómo manejar la situación de la mejor manera y corregir esta conducta indeseada de manera adecuada.

-

Espero que te haya servido de ayuda :)

Un cordial meow,

Anabel de Gatuitos.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados