Razas de gatos que tienden a engordar y sus riesgos

Los gatos son conocidos por su agilidad y su disposición para correr, saltar y hacer acrobacias, especialmente si el objetivo es una presa para cazar. Pero algunos felinos tienden a engordar más que otros y por ello es recomendable mantener bajo control su nutrición.

Puede que no sean gatos particularmente codiciosos, pero sus cuerpos siempre están en riesgo de obesidad y otros problemas de salud graves. En este artículo conocerás cuales son las razas de gatos que tienden a engordar y las que deben, a pesar de sí mismas, respetar la dieta.

¿Cuándo un gato es obeso?

¿Cuánto debe pesar un gato? ¿Cuándo estamos en riesgo de obesidad para nuestro felino? En realidad, no puede haber un peso ideal objetivo para todos, ya que hay muchas variables. Ciertamente nuestro veterinario de confianza podrá mantener bajo control a nuestra mascota y aconsejarnos sobre la mejor forma de actuar en lo que respecta a su salud y nutrición.

De hecho, también se trata de estimular su actividad física, además de garantizarle una alimentación sana y equilibrada. Es importante distinguir entre machos y hembras: los primeros deben pesar entre 4 y 5,5 kg. Las hembras, en cambio, de 3 a 4,5 kg.

Pero si tu felina supera con creces estas medidas, ¿tiene sobrepeso? No, si se trata de algunas razas que son una excepción, como el Maine Coon, el europeo, el siamés y el persa.

Razas de gatos que tienden a aumentar de peso

Hay dos tipos de gatos en particular que siempre deben colocarse en la báscula, para evitar que su tonelaje supere el peso recomendado, y son los siguientes:

Azul ruso

Entre los gatos que tienen riesgo de engordar, esta raza es la primera: más que nada es un felino que absorbe rápidamente la comida, sobre todo si es mala o no se adapta a su salud. Es necesario evitar comidas 'entre horas' y sobre todo es importante respetar los horarios de las comidas, para evitar que el Azul Ruso pueda ir solo en busca de algo para comer.

Gato del bosque noruego

Si pensamos en un 'gato grande' sin duda pensaremos en él, el Norwegian Forest Cat, que ya en sí mismo tiene un físico imponente. Además de prestar atención a su alimentación, para la que se recomiendan verduras, pollo y pescado, también es recomendable estimular su actividad física.

Razas de gatos que tienden a engordar: los riesgos y remedios para su salud

¿Y si fuéramos la causa de su obesidad? Si hemos roto las reglas con el gato y le hemos dado demasiados bocadillos, entonces tenemos una mayor responsabilidad respecto al aumento de peso de nuestro felino.

También tendremos que tener mucha paciencia para resistir sus maullidos agudos cuando tienen hambre o sus dulces ojos y ronroneos: estas son sus formas de convencernos de que les demos lo que no pudieron comer. A menudo se nos hace pensar que 'de vez en cuando' no tiene consecuencias y, en cambio, si se suman, todas estas excepciones pueden hacer que engorde fuera de toda proporción.

Se estima que al menos uno de cada cuatro gatos es obeso. Pero esto no solo se traduce en una apariencia menos saludable, sino también en riesgos concretos para tu salud con posibles daños en el sistema cardíaco, gástrico y renal, pero también trastornos articulares y óseos, sin olvidar enfermedades como la diabetes y la obesidad.

Es obvio que hay que tener cuidado con la dieta de los gatos, pero también estimular su actividad física, para evitar que una vida sedentaria y 'quedarse en casa' como a menudo les gusta, puedan crear más daños. Equipa tu casa con juguetes y actividades que llevarán al gato a moverse y ejercitarse e incluso intenta jugar con el, seguro que le gustara.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados